Venezuela es así, Acostúmbrese !

Venezuela Actual… Mis Memorias

Venezuela propondrá incorporación de Puerto Rico a la #Celac

Creo que Puerto Rico no necesita estar alli

Por: TeleSUR

El gobierno de Venezuela planteará la incorporación de Puerto Rico a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), durante la histórica Cumbre de este Organismo (la segunda desde su creación), que se realizará en La Habana (Cuba) a finales del mes de enero.

Así lo informó el presidente de ese país, Nicolás Maduro, “el canciller Elías Jaua prepara un documento para plantear en nombre de Venezuela, la incorporación de Puerto Rico a la Celac”.

“¡Que Puerto Rico tome el camino de América Latina! (…) algún día veremos nacer una República de Puerto Rico e iremos juntos a consolidar su independencia. Sería nuestro mayor homenaje a los gigantes: a Bolívar, a Martí y Chávez” agregó el Jefe de Estado desde el Teatro Municipal de Caracas, durante un acto de celebración por el 55° aniversario del triunfo de la Revolución Cubana.

View original post 97 more words

Advertisements

“ME REHÚSO ACOSTUMBRARME”

Al parecer esto de que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!, me tiene bien ladillada. Pero definitivamente tengo que rehusarme de acostumbrarme que Venezuela sea así, porque esto no es el país en que yo nací y me criaron. Me siento como que mi Venezuela por ahora es de otro. Tampoco como ciudadana responsable y educada voy a permitir que estos problemas continúen hundiendo al país. Realmente muchos pensarán que podrían hacer para evitar este desastre cuando prácticamente la gran mayoría no les importa o lo aceptan. Pues por lo menos yo tengo mis propias opciones e ideas las cuales compartiré algunas como algo muy personal. Siempre la voz y la voluntad del pueblo tiene que escucharse y no importa la ideología política, uno debe hacerse sentir con el derecho al voto y no quedarse en sus casas y salir a votar para hacer un cambio a quien entiendan deben responsabilizar por el desastre. Otra opción es no quedarse callado y no aceptar estos cambios negativos. Por último, dejar sentir de cualquier manera su disgusto con la situación actual como lo hago yo en este momento escribiendo este libro. Esto lo hago para desahogarme y dejarme sentir diciendo; “Que Venezuela no es así y ¡no me voy acostumbrar!”.

¿“WTF” HAPPENED IN VENEZUELA?

Lamentablemente Venezuela ante los ojos del extranjero en especial de los “gringos” van pensando que el país es tierra de nadie y que como dije anteriormente es como Iraq con petróleo, crimen, extorsión y muerte. Pero el peor de los casos es que no están lejos de la realidad. Aunque cuando uno los escucha o ve por los distintos foros en internet cuando se habla de Venezuela, reconocen que es un país bonito con lugares preciosos para visitar y con las mujeres más bellas. Obvio tengo que darles la razón. Pero que visitarnos pues es un riesgo que tal vez no vale la pena porque puede que los delincuentes les roben, la policía los extorsione o la FARC los tome como rehenes. Muchos en ingles dicen; ¿“WTF happened in Venezuela?”. Pero siempre algún venezolano rata que firma por casualidad o como broma con iniciales HRCF siempre en español les contesta; “es que Venezuela es así, ¡acostúmbrese o no venga para nada pitiyanqui!”

Pero los americanos no son los únicos extranjeros con opiniones casi similares de Venezuela. Mi abuelo que es italiano y llegó hace varios años al país donde se estableció como residente y comerciante, reconoce que la Venezuela de hoy no es la mismo de ayer. Que la situación actual económica, criminal y de incertidumbre e inseguridad lo hace considerar regresar al país donde nació. Es triste porque sé que mi abuelo considera a Venezuela como su hogar y que realmente no quisiera abandonar el país. Pero como varios otros extranjeros que he conocido, están viendo la situación actual y ellos sí que lo reconocen y rehúsan acostumbrarse a que Venezuela es así. No sé si tal vez porque no nacieron en el país y lo ven desde otro punto de vista no como algunos venezolanos que no quieren aceptar la realidad porque duele que nuestro país esté en crisis o simplemente pues se adaptaron mutando con el problema actual.

“LA UNIVERSIDAD Y SUS VERGAS”

Las universidades en Venezuela también tienen sus vergas y la mía no es la excepción. Estudio diseño gráfico en la universidad en San Cristóbal. Como parte de mis estudios, tomo clases con varios personajes. Algunos estudiantes pueden ser de pana, pero otros medios o completos sifrinos. Muchos profesores son muy razonables y educados, pero otros pueden ser muy irracionales y medios coño e madre. Pero en esencia con relación a la educación y profesionalismo no tengo quejas. En cuanto a la universidad me encuentro satisfecha, pero tiene algunas cosas que después de varios semestres todavía me encuentro sin comprender.

La universidad tiene un asesor que desde que llegue todavía no lo he visto funcionar y hasta dudo que exista. Creo que solo pusieron las puertas para coger a uno de idiota y cobrar mas en la matricula. Como si fuera poco me toca en varias ocasiones correr por las escaleras varios pisos cargando mi cartera, libros, computadora y enviando “Whatsapp” para después enterarme que cambiaron de salón y la clase es abajo en el sótano. Creo que un aviso antes de pasar por todo eso me hubiera ayudado para enterarme o evitar que me mate por las escaleras. Cuando llego al salón toda acalorada debido a las escaleras, me pasa que no tengo señal para seguir enviando mensajes por “Whatsapp” y tengo que escuchar toda la clase. ¡Que arrechera!

No sé pero últimamente me tocan clases que los profesores colectivamente o en común y mutuo acuerdo le piden más que los méndigos en las calles. O sea, le piden a uno que traiga mil cosas para materiales de algún trabajo que le sale a uno un ojo de la cara en plata y uno pelando. ¿Por qué la pichirre universidad no le suple a uno todo ese material con la plata que pagó en matricula? Pero para salir bien pues, tengo que ir al Centro a comprarlos y siempre son cosas complicadas para cargar o exageradamente grandes e incómodas. Pero más en mi caso que como dije anteriormente, tengo que tomar 3 busetas y caminar más de media hora hasta cruzar un puente con toda esa porquería encima.

En una ocasión un docente de mis clases de diseño nos pidió traer una cartulina, el cual tuve que ir después de la salida a comprar al Centro. Después que recorrí las tiendas buscando la dichosa cartulina y pescando mejor precio para ahorrar plata, aproveché para hacer algunas diligencias. Pero creo que los profesores piensan que uno no tiene cosas ni gestiones que hacer, ni trabajar, ni comer, ni dormir, ni se enferma, ni tiene novio, ni va al cine, ni hace nada que no sea mas que comprar cosas para la clase, hacer las tareas, proyectos y estudiar en la clase. Eso sin contar la tesis y otras vergas más que le dan a uno. Cuando llego a mi casa pues luego de cenar y otras cosas que tuve que hacer, me toca buscar nada mas y nada menos que 40 palabras y su significado, que ladilla!. Estaba sin diccionario porque lo tenían prestado y con el toche wifi que le robo al vecino sin señal. Casi no podía buscar la información de la tarea porque se me iba el internet. Estuve hasta las 2:00 de la madrugada sacando la computadora por la ventana para recibir mejor señal y exponiendo a que se me caiga de las manos y le aterrice en la cabeza de cualquier pobre infeliz que esté pasando en ese momento y me demanden. Gracias a Dios que pude terminar la tarea y dormir dos o tres horas. Al día siguiente voy al salón con mi tarea hecha y para mi asombro me entero que ninguno de los otros compañeros hicieron nada o sea ¡X’s! Pero no me rejode la irresponsabilidad colectiva y el hecho que nadie me dijo nada para unirme a no hacer nada, sino que el profesor sólo les dijo; “la próxima vez cuando les de una tarea lo hacen”. ¡No joda! Pensé que los iba a sacar a todos de clase y colgarles la materia o caerles a latigazos como en los viejos tiempos. Cuando salgo del salón le digo a uno de mis compañeros que de pana la próxima no hago nada. Que uno se mata haciendo la tarea y no me dieron ni un 20 en reserva. A lo que la compañera me dice; “mi pobre rebelde sin causa, es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!”

“¡VAMOS A RUMBEAR! “

Es increíble observar como la juventud y padres jóvenes desperdician sus días y noches de “rumba”. Para muchos esto es algo que les viene natural y se pasan varios días corridos en estas fiestas hartándose de miche. Aunque no puedo negar que en mi pasado pues fui a mis dos o tres rumbeadas y cervezadas, pero me di cuenta con el pasar del tiempo que realmente eso no dejaba nada sino una tremenda resaca o alguna situación mucho más lamentable como un accidente de tránsito o con la delincuencia tan rampante en especial en ese tipo de ambiente una situación de agresión, robo o hasta la muerte.

Increíblemente en una ocasión una amiga de mi edad que se encontraba en su último mes de embarazo, el cual obtuvo gracias a otra salida de rumba, me visitó para preguntarme si me iba con ella a rumbear. Le dije que no podía ir y le reclamé muy enojada por la situación de que ella estaba en embarazo y exponía a esa criatura a miles de cosas. Pero está mostrando poco interés en lo que le decía me indicó; “pues yo voy a salir porque hace tiempo no salgo y es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!” ¡Qué pantaletas tiene la chama!

Luego de que esa misma amiga da a luz, me visita en otra ocasión para ver si yo me quedaba con la bebé porque ella se quería ir de rumba con el papá del bebé, porque según ella ya su cuerpo lo que le pedía era calle. Nuevamente indignada le contesté que lamentablemente no iba a cuidar muchachos ajenos y mucho menos cuando se supone que ni siquiera estuviese pensando en ir a rumbear cuando acaba de parir, a la que me contestó; “tranquila chama, es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!” No puedo creer cómo es posible que personas que tengan hijos quieran echar a un lado su responsabilidad como padre para irse de rumbas a la calle.

“LOS PELADITOS DE HOY DÍA”

Al parecer los niños que tanto se escucha decir que son el futuro de nuestra sociedad, también se están viendo afectados por la pérdida de los valores sociales y religiosos que antes se podía ver en las comunidades de Venezuela. Hoy día muchos ya no son niños sino simplemente unos peladitos que por culpa de sus propios padres que no les enseñan valores ni los educan correctamente en el hogar sufren las consecuencias de vivir una vida muy rápida, caer en malos pasos o viven con una dejadez. Los responsables principales son los propios padres que lo que inculcan en el niño es lo que aprenden de lo que ven en su hogar producto de los mismos actos de sus padres. En un segundo plano de culpabilidad es nuestra sociedad que tanto en el sistema educativo como otros que interactúan con ese menor fallan en la detección temprana de los signos de problemas de conducta que puedan mostrar.

Los otros días iba en una buseta y un bebecito de cómo de unos seis años con un paquete de chocolatitos iba comiéndoselos bien tranquilamente mientras les quitaba a cada chocolate la envoltura y felizmente los tiraba por la ventana a la calle. Cuando lo observé que ya había tirado una segunda envoltura de chocolate, mi rostro cambia por completo porque pienso que las calles están sucias por eso mismo que ya la gente no tiene conciencia del medio ambiente. Que cómo es posible que el peladito frescamente tire las envolturas y la madre no dice nada. Dando el beneficio de la duda a la madre que tal vez no se percató lo que hacia el pequeño monstruito, le dije al peladito de forma amable y sutil; “mira papito, podrías dejar de tirar eso por la ventana que contaminas el medio ambiente”. La madre del nene rata se ha volteado y de forma grosera típica de una mal parida me dijo; “Qué, como si las calles ya no estuvieran sucias.” “Que importa un papel más.” “No es nuestra culpa, es que así es en Venezuela, ¡acostúmbrese!”. A lo que por suerte de la toche vieja me tocaba mi parada y de manera muy profesional, educada y respetable al bajarme antes de irme le dije; “¡Vieja cochina!”

En otra ocasión, como parte de un trabajo de la universidad, hice un trabajo comunitario en una escuela de nivel básica y diversificada para así de este modo pasar la clase y al mismo tiempo dar algún tipo de ayuda o conocimiento a los niños de la escuelita. Tengo que decir que fue una muy bonita experiencia, pero a la vez me da para pensar dos veces en tener hijos en el futuro. Los niñitos desde que llegué fueron bien cariñosos y atentos. Aunque cabe señalar que algunos como que fueron muy cariñositos o sea chicles. Al punto que uno de los niñitos de tan sólo 10 añitos me preguntó si yo le daba mi número de celular, si tenía Facebook y que le diera mi pin. El piojito con cara de angelito me estaba echando los perros, ¡tan agazapado!

Durante otra actividad en la escuela en el cual se les pidió hacer un dibujo alusivo al tema “NO a las drogas”, me quedé asombrada al escuchar cómo los peladitos ya sabían realmente como era la droga e historias de cómo las habían visto en la casa. Esto si que es bien preocupante, ya que desde pequeño en sus propias casas les están mostrando sobre las drogas como algo normal y bueno. Claro, mi indignación tuve que hacérsela llegar a una maestra de la escuela e indicando lo que había escuchado a algunos de los niñitos decir. Pero esta luego de indicar que iba consultar con la directora de la escuela me dijo; “esto es un barrio pobre y pues es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!”

“AERO-TORTURA VENEZUELA”

Recientemente pude tomar mis primeras reales vacaciones al exterior para visitar otro país que fue Panamá. Pero al mismo tiempo disfrutar de la cagada experiencia de montarme por primera vez en un avión de “Aero Tortura Venezuela” para reservarme el nombre por si con mala suerte tengo que viajar de nuevo con ellos. No sólo ladillarme con la ida y la vuelta internacional a Panamá, sino otro vuelo interno desde el aeropuerto de Santo Domingo en Táchira hasta el aeropuerto de Maiquetía en Caracas.

Como todo residente de San Cristóbal sabe, los únicos dos aeropuertos nacionales están a una hora o hasta dos horas por el tráfico. Como recuerdan no tengo un auto, así que dependo de los transportes públicos. Tenía un vuelo para viajar a Caracas por una aerolínea a las 8:00 de la mañana. Me levanto temprano para poder tomar un taxi. El taxista me recoge y me lleva una hora y media de distancia al aeropuerto de Santo Domingo. Llego temprano como usualmente no hago para la universidad y me encuentro con el primero de varios peos con el transporte aéreo y el aeropuerto. El primer baño de agua fría que me dan en el aeropuerto fue la representante de la línea aérea que me dice que el vuelo de la mañana ha sido cancelado y que el próximo vuelo es a las 7:40 de la noche. Mi cara de asombro y de la famosa expresión gringa “WTF” fue lo único que pude pensar. Estaba a hora y media de mi casa y pagué un capital de plata para llegar al aeropuerto y nadie me avisó que lo habían cancelado. ¡Qué clase de HP’s buenos para nada! Al reclamarle a la representante de la línea aérea, que por cierto bastante cari pelada me dice; “es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!”

Como la expresión, “a mal tiempo buena cara”, así que me puse a esperar prácticamente 12 horas por el toche vuelo de la noche. Acompañada de otros venezolanos que estaban bajando santos y maldiciendo la línea aérea mientras disfrutaban de un micro arepita precio exorbitante de aeropuerto. Antes de entregar la maleta para el vuelo, me dijeron que la llevara a la máquina de envoltura plástica. Esto según me dicen, se hace para evitar que los choros empleados en el aeropuerto le abran las maletas para extraerle las pertenencias. ¡No joda! Lo que procedí a envolver como una momia o hallaca mi maleta y despidiéndome de esta por si no la vuelvo a ver. Cuando llega el momento de abordar y recuerden que es mi primer viaje en avión y literalmente estaba que me moría, el avión despegó y sentí que dejé el pompis en tierra por el susto que tenia y más de noche que no se veía nada. El vuelo no resultó tan mal después que me recuperé del mini infarto de miedo por una hora que duró. Llego al aeropuerto de Caracas y me encuentro con mi madre quien me dice; “llevo horas esperándote, ¿qué te paso que llegas tan tarde?” Como si yo piloteaba el avión o me atrasé a propósito. Le explico todo el dilema y me contesta; “ay mija te lo he dicho varias veces es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!” El transporte gratuito del hotel nos lleva al lugar, el cual es una posada para pernoctar la noche porque el vuelo a Panamá era al día siguiente. Para mi gran sorpresa no había ascensor lo que me tocó subir la maletica pesada con todo y mi cansancio. Antes de dormir fui a darme un baño y para mi suerte el agua caliente no funciona y estaba helada como en San Cristóbal. Cuando llamo a la recepción a dar mis quejas, el tipo me contestó; que estaba sin agua caliente desde hace mucho por una tubería rota del gobierno y no faltó por añadir; “es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!”

Al día siguiente tempranito salgo para el aeropuerto de Caracas topándome con la misma tan alertadora noticia de que este nuevo vuelo, el cual es otra aerolínea de vuelos pero internacionales, estaba atrasado y que en vez de salir a las 11:00 de la mañana, salía a las 7:30 de la noche. ¡No joda! Le reclamé a la empleada de esa línea aérea; “¿Qué es lo que pasa en Venezuela con los vuelos que se cancelan o atrasan y te lo ponen doce horas más tarde?” A lo que ésta me contestó; “es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!” A la verdad que la mujercita me reventó la paciencia y me creó una úlcera interna. Luego de vestirme de paciencia y aceptar el hecho de que los aeropuertos en Venezuela tampoco sirven para nada, pude salir del país y llegar a mí destino, Panamá.

A pesar de todo eso las vacaciones en Panamá fueron espectaculares y recompensaron todos los peos de los vuelos cancelados y atrasados. Pero por si se preguntan; si se me atrasó el vuelo de regreso de Panamá a Caracas, pues les tengo que decir obviamente que sí, porque el avión que salía de Caracas se atrasó y por ende retrasó mi salida de Panamá. Pero no me molestó tanto porque realmente no quería regresar por razones personales y obvias.

“¿QUÉ ES ESTO VENEZUELA O IRAQ? “

En Venezuela la situación de la criminalidad y la delincuencia está de susto, como si uno estuviese en las calles de Iraq. Según conoce todo venezolano, es debido a varios factores que muchos estarán de acuerdo conmigo. El hecho del problema económico-social es uno de los factores que hace la delincuencia tan rampante. Pero aún peor específicamente a los que viven en las zonas cercanas a la frontera de Venezuela – Colombia que debido al golpe duro del gobierno colombiano en erradicar a los “sicarios”, “narcos” y “lavadores de dólares” de Colombia arrestándolos vivos o muertos, estos han emigrado a Venezuela y estableciéndose en ciudades como San Cristóbal. Esto aumentando grandemente los hechos violentos de robos y asesinatos como si Venezuela no tiene suficiente con sus propios delincuentes. También la situación de la F.A.R.C., Colombia que no deja persona que no extorsione, secuestre o asesine en la frontera Colombia – Venezuela. Ahora como lo que mono ve mono hace, se suman los paramilitares PARACOS que en vez de combatir la F.A.R.C. también adoptan su estilo de corrupción para extorsionar. La corrupción policiaca y de la guardia nacional no se queda atrás y se pasan “matraqueando” a todos los que puedan como si no fuese suficiente los choros en las calles jodiendo todo esto.

Para poner mas aún grave la cuestión de seguridad, se le suma el secuestro para el tráfico de órganos y el famoso “Come Gente del Táchira” que no dejaba rastro de las personas que asesinaba para comérselos. Pero ahora no tan solo algunos colombianos trafican con drogas sino que también trafican con gasolina y los venezolanos se prestan para estar pasando gasolina a Cúcuta, Colombia y hacer un nuevo modo de sustento familiar por culpa del desempleo y salarios mediocres en todo el país. Pero también para buscarse más dinero están intercambiando dólares en el mercado negro para ganarse más plática por el dólar americano ya que en el banco pagan menos.

Un ejemplo clásico de la delincuencia es el que vivimos a diario en San Cristóbal y el cual entiendo que a muchos le tienen que haber ocurrido en algún momento. Siempre que salgo a la calle es un estrés total por falta de seguridad. Desde que salgo de mi casa tengo que dejar prendas, reloj y cualquier cosa de lujo llamativo o sea que tengo que salir como una muerta de hambre para que no jodan conmigo. No cargar mucha plata sino lo necesario para pasajes y almuerzo o escondiendo el resto en las medias, zapatos y…. ¡también! Como toda chama en Venezuela necesito mi celular, ya que es parte de mi vida y como se dice; “mejor muerta que sencilla”. Pero trato de siempre tener un modelo de celular que aunque no muy primitivo, sea uno no tan llamativo para el malandro como el costoso iPhone pero que obvio tenga internet, whatsapp y Facebook. Los lugares predilectos de robo en la calle de San Cristóbal son básicamente en todos lados. Desde caminando por las calles a plena luz del día cuando de repente de la nada vienen en moto un malandro y a punta de pistola te quita la cartera, hasta como dije anteriormente en las busetas. También han cogido la mala costumbre de que si conduces te sacan de la carretera, ya sea con otro auto o lanzando una roca al parabrisas para que te detengas y robarte. Sino los malandros hacen un peaje para quitarte la plata. Para mi la experiencia ha pasado en más de una ocasión, aunque siempre dándole gracias a Dios y a la Virgencita que me ha protegido de algún daño físico. ¡Porque lo material aunque más que dolor produce arrechera! que le quiten a uno algo que con tanto sudor o sacrificio a obtenido, pero en resumidas cuentas no es lo más importante.

En una de esas ocasiones regresaba de noche de la universidad cuando tomé una de las busetas para llegar a mi hogar. Mientras estaba sentada en el último puesto, se detiene la buseta para que se subieran más pasajeros. Para mi sorpresa eran dos coño e’ madres amigos de lo ajeno que inmediatamente uno saca un arma de fuego y anuncia el robo. El otro indicando que todos bajen la cabeza y que no lo miren comienza a despojar a cada uno de sus pertenencias. Pero momentos antes pude sacar un celular nuevo que acababa de comprar y lo puse debajo del asiento. En medio del atraco observo debajo del asiento en el piso mi celular que por mala suerte comienza a vibrar y encender la luz. Con el susto le digo a un muchacho que estaba sentado a mi lado que por favor lo corra un poco con el pie para que no lo vean. Era más los nervios de que me hicieran algo por esconder el celular que el hecho de que se lo llevaran. El mal pario choro me arrancó el bolso y me sacó todo lo de adentro y me llevó mi carterita la cual tenía una platita y mis tarjetas e identificaciones. También me exigió mi celular el cual le di uno viejo que también cargaba en mi bolsillo. Pero el coño e madre no sé si es que tiene un sexto sentido delictivo que me pedía el otro celular, el cual le decía que sólo tenía ese. Luego de estos robarles a todos y por poco causarle un infarto a una vieja sifrina que se reusaba en darle el bolso, se bajaron de la buseta y se desaparecieron como alma que lleva el diablo. Después del robo el busetero fue a la policía para hacer la denuncia con nosotros, la cual es académica porque nunca arrestan a nadie o que yo sepa ni hacen una investigación al respecto. Le digo al policía que cómo es posible que estén robando así en este país. A lo que el policía mongólico en el cuartel me dice; “es que en Venezuela es así, ¡acostúmbrese!” A la verdad que ese comentario de acostúmbrese, me tiene tan obstinada mas cuando al toche policía ya lo había visto en horas del día buceando y echándole los perros a una nenita del Liceo. ¡Qué seguridad policiaca mas mierda en este país! Después se quejan porque los estudiantes durante protestas le cantan en coro; “hay que estudiar, el que no estudia a policía va a parar”.

“NO HAY PEOR CIEGO, QUE EL QUE NO QUIERE VER”

El tema de gobierno y política es uno de los más sensitivos para muchos venezolanos porque se apasionan por la política como lo hacen con el futbol. Además, que sus ideales extremos los hipnotizan o como dicen por ahí; “no hay peor ciego, que el que no quiere ver.” Pero sin entrar a bandos políticos, mi critica va con el gobierno actual no por razones de ser o no ser de uno o de otro, sino porque tenemos que responsabilizar en estos momento al que tiene las riendas del país y que va llevando a convertirse en “Cubazuela” o peor. Antes no podría opinar porque era menor de edad y porque no me importaba quién tenia la presidencia, si era el que fuese o Bob Esponja. Pero actualmente como estudiante universitaria y ciudadana venezolana con mayoría de edad para votar, pues me preocupa la situación actual en que vivimos. Entre mas jodida se vuelve la nación, mas la gente se acostumbra y quieren justificar lo injustificable como escuché decir a alguien: “está así por culpa de los propios venezolanos”. No quieren admitir que la “cabeza”, si se puede llamar así, está cortada del cuerpo o sea el pueblo está dando coñazos y bandazos por todos lados sin tener dirección real. Esto se puede ver en los varios discursos televisados del “Mapurite” y que si no me creen pueden buscar bajo “Top 10 burradas de…..”, cortesía de “YouTube” donde ni siquiera sabia matemática básica cuando sacaba la relación de cuánto ganaba por horas un venezolano. Peor aun cuando admite el muy bruto en un discurso el masticar hoja de coca a diario y que se lo suple otro Gobernante jala bolas. Las Naciones Unidas han hecho una prohibición internacional durante la Convención Única Sobre Estupefacientes de 1961 con el uso de la hoja de coca sin fines médicos o científicos. Se incluyó en la Clasificación I junto con la cocaína y la heroína. Lamentablemente en algunos países de Sur América como Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador son legales, pero tiene ciertas restricciones en algunos de estos países. En otro tema y en plena televisión explica detalladamente el “Mapurite” como estaba de carrerita por el hecho que tenia “diarrea” y tenía que apretar. Qué asqueroso y vulgar venir de un dirigente en plena cadena nacional. Estas son las cosas que uno se tiene que explicar que como los venezolanos no se dan cuenta que con un “payasiente” así, sin duda el país va ir en decadencia directo a la poceta.

En mi experiencia personal puedo decir que cuando vivía con mi familia tenía prácticamente una muestra de estudio entre algunos que son simpatizantes del gobierno actual y otros de la oposición. Obvio se notaba el interés personal de todos dependiendo de que bando se encontraban. Por ejemplo los de la oposición pues básicamente eran los que simplemente ven la realidad y reconocían la mierda de gobierno que teníamos o eran los que estaban enojados porque no le dieron nada cuando se repartió el pastel. Los que eran del partido actual pues un poco mas complicado. Unos por el puro hecho de que laboran para el gobierno, o reciben algún beneficio de estudios u otro y/o simplemente porque odian la humanidad queriendo colaborar de esa manera para joder el mundo empezando desde Venezuela. Cuando les preguntaba qué es lo que les pasa que no ven que este animal rastrero esta llevándose a la mierda esta nación, siempre me decían lo mismo, “¡No se haga la sufrida!, Venezuela es así, ¡acostúmbrese!”

“CONSEJO: … ¡NO TE ENFERMES EN VENEZUELA!”

Esto no es una broma, es un momento trágico y hasta pudo haber sido mortal. Cuando tenía 17 años me encontraba haciendo un trabajo en la computadora y me picó una abeja en la misma punta de la nariz. Para mi mala suerte, yo soy alérgica a las picadas y mi madre se le ocurre decirme que me eche mis orines en la nariz porque según ella era un anti-alérgico. Pero quiero aclarar que mi mamá no estudió medicina y de dónde sacó eso, ni idea. Pero cuando uno está asustado y nervioso puede llegar a pensar en cualquier recomendación hasta lo más estúpido. Pero gracias a Dios que cuando por poco lo hago, mi mamá me sugirió ir al médico a lo que dije; ¡NO! porque soy bien gallina para los hospitales. Después de unos minutos se me comenzó a hinchar la nariz y la cara. Luego casi ni sentía el rostro ni muy bien los brazos. Asustada pedí que me llevaran al hospital, fuimos a la sala de emergencia del hospital de mi área. Para variar la sala de espera súper llena y un solo medico para atender a todos. Cuando les dio la gana de atenderme, pues expliqué a una enfermera lo que pasó, ella mandó a mi mamá a comprar la jeringa, la mariposa y todo lo que iban a necesitar para ponerme el anti-alérgico. Una vez que mi madre fue a buscar una farmacia para todo eso, por fin me pusieron el medicamento. Luego la enfermera me empezó a pasar el tratamiento demasiado rápido por ella andar hablando paja con mi mamá, lo que causó que me desmallara. A lo que abro los ojos llega la doctora quien era una cubana, ya que el gobierno con su idea de que los doctores cubanos son los mejores, tiene todos los hospitales de Venezuela como una pequeña Habana con 1 venezolano por 99 cubanos, y sin ni siquiera mirarme, me dice muy profesionalmente; “menos mal que fue una abeja, porque llega ser una avispa, te mueres”. ¡Que doctora mas pirata e hija de su buena madre, salirme con esa mierda de diagnostico! Le dije que si no tenia mas nada que decir referente a algún tipo de diagnóstico porque si no, este servicio médico a sido todo una basura, me contestó; “AH!, oye chiquitica”… “es que así es en Venezuela, ¡acostúmbrese, mal agradecida!”